No!, según lo establecido en la «Ley de Protección del Patrimonio Cultural de Cuba» usted no puede acceder sin el debido permiso y autorización de las instituciones pertinentes a los sitios arqueológicos o de interés patrimonial subacuáticos. De hacerlo, bebe saber que esta incurriendo en un delito penado por la ley.