El registro de inmersiones es más que simplemente una tradición en el buceo.Tener una bitácora de buceo es un instrumento de gran ayuda para la planificación de las inmersiones y respaldar cada una de la hazañas realizadas una vez que nos adentramos en las profundidades marítimas.

Una entrada típica en la bitácora consistirá en datos como:

  • el sitio de buceo
  • día y hora de la inmersión
  • duración de la inmersión
  • la profundidad
    el compañero de buceo
  • y tal vez cosas como la temperatura del agua, el equipo utilizado.

Basados en cada uno de estos datos, los buzos calculan y controlan los aspectos esenciales que le permitirán una mayor precisión en sus próximas expediciones. Aunque en los últimos tiempos esta práctica se realiza, en su mayoría, con el empleo de computadoras, existen particularidades que solo se pueden reflejar a través de notas y apuntes realizados por el buceador. Algo tan sencillo como los siguientes casos:

Puede que tengas la necesidad de documentar tu número de inmersiones ya que en ciertos lugares de buceo alrededor del mundo son considerados lo suficientemente avanzados como para que los guías de buceo vean en tu bitácora que has estado allí a pesar de la dificultad que implicó ese sitio de buceo, también puede que requieran de ti tener un cierto número de inmersiones en total, o un determinado número de un tipo específico de buceo (nocturno, profundo, cenotes), antes de que te permitan bucear allí. Y en la mayoría de las certificadoras internacionales, se requiere un número mínimo de inmersiones antes de poder alcanzar niveles de certificación tales como Nivel Avanzado, Divemaster o Instructor. La misma regla se aplica si quieres tomar ciertas certificaciones de buceo para fines concretos, como algunos certificados técnicos.

Otra situación en la que resulta oportuna tener tu bitácora de buceo es cuando requieras un documento que valide cada una tus inmersiones. Para ello, puedes solicitar en tu libro la firma de un profesional o de un compañero que te haya acompañado en esa expedición en las profundidades.

Además, al dejar registrado el equipo que utilizaste, tus apuntes se convierten en el referente necesario y certero para otras expediciones submarinas al dejar plasmado el peso utilizado con cada traje, el punto de partida, la utilidad de la protección isotérmica, así como las condiciones del entorno. Elementos que además de revelar detalles técnicos también te permitirán revivir cada detalle de algunos de los momentos más increíbles de tu vida.

Por todas estas razones, en la actualidad la Bitácora de Buceo se ha convertido en un instrumento básico dentro del equipo de cualquier buceador y así como ha pasado a ser una herramienta básica también ha pasado de ser un simple libro o cuaderno a softwares especiales, computadoras de buceo y sitios web que ofrecen este servicio on line. La forma de registrar inmersiones depende solo de ti, ya sea al estilo tradicional, con papel y lápiz, a través de una aplicación informática, utilizando la tableta o teléfono inteligente, lo realmente importante es plasmar cada detalle de tu aventura bajo el mar.