visita santiago de cuba comité organizador del exposición una inmersión en la historia

Por:  Dr. C Vicente González Díaz,Fernando Villamil Arqueólogo Subacuático. Director de CUBASUB.

José María Castellanos, Sandra del Soto Méndez Castro y Valero Alises Menéndez, quisieron materializar Una Inmersión en la Historia. Esta vez de manera tácita al sumergirse en las aguas de la costa suroriental del país, en los pecios de la Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana de 1898.

Especiales momentos de emoción escudriñando el horizonte y los escenarios del combate naval, con la imponente silueta del Castillo del Morro, San Pedro de la Roca como fondo de un anfiteatro natural de belleza extraordinaria.

El GPS nos enruta hacia un sitio especial y el patrón llama a la atención de todos y transmite con entusiasmo… ¡Ahora mismo estamos encima del destructor Furor! Apenas se ve el fondo a 22 metros aunque las aguas son de singular transparencia… nuestros amigos enmudecen por unos instantes y miran a la costa como si no creyeran que fuera cierta la vívida realidad ante sus ojos.

Respiraciones entrecortadas, suspiros, expresiones de asombro y alguna que otra lágrima que se desliza por las mejillas que ilumina el sol del Caribe… cuantas emociones se agolpan antes de hacernos al agua.

Entre los restos del crucero acorazado Almirante Oquendo, se mueven en impasible armonía cientos de pececillos de colores que parecen recibir y dar la bienvenida a tan ilustres visitantes que tienen la oportunidad de conjugar históricamente los sitios de acontecimientos de tal trascendencia que los une y los motiva.

El lejano Castropol, donde naciera el afamado marino y hombre de ciencias Fernando Villamil y las azules aguas donde reposan, como mudo testigo de los hechos, los restos de los buques de combate españoles convertidos en sepulcros, conjugan cada día la historia y la contemporaneidad ante tanta evidencia de un entorno sobrecogedor.

Mirando la estela al oeste, al horizonte en un ocaso marino, retornamos entre recuerdos y sueños para desandar lo vivido y legar, con nuevo empeño, el hacer justicia al futuro.
Conservar el patrimonio subacuático es un compromiso con las futuras generaciones.