por: MsC. Yaisel Prado Pino (editora CUBASUB.org) 

El Mar Caribe y en especial las costas de Cuba, fueron testigos excepcionales de una parte importante de la historia de la humanidad, en la cual han dejado sus huellas materiales varias culturas de diferentes períodos de esplendor histórico de nuestro pasado.

Debido fundamentalmente a la posición geográfico-estratégica que tuvo desde inicios del siglo XVI, cuando comenzara su protagonismo histórico; las costas de la Mayor de las Antillas fueron el escenario de numerosos acontecimientos navales a lo largo de más de cuatro siglos de historia naval pos colombina.

Desde los magníficos galeones, fragatas y navíos de línea que hicieron la “Carrera de Indias”, surcando las aguas del archipiélago cubano, o buscando resguardo en sus excelentes bahías y ensenadas, hasta acontecimientos trascendentales de la historia naval de la humanidad, como lo fue la “Batalla Naval de 1898”, son hoy una huella indeleble del legado histórico, cultural y patrimonial del pueblo cubano y del mundo.

Actualmente este patrimonio ha sido elevado a la categoría de “Patrimonio Cultural Subacuático” por la UNESCO, la cual en su Convención del 2001 lo define como:

“todos los rastros de existencia humana que se encuentren sumergidos bajo las aguas, sean estas terrestres o marinas, por lo menos durante 100 años y que posean alguna importancia cultural o arqueológica para la preservación de la historia de la humanidad en su relación con el entorno”.

En ese sentido, a este patrimonio subacuático pueden pertenecer desde barcos hasta ciudades enteras, aeronaves u otros medios de transporte, su cargamento y otros contenidos, junto con su contexto arqueológico y natural. Todos ellos poseen la cualidad de ser únicos de su tipo por encontrarse en un medio especial (bajo el agua), por lo que es fundamental su conservación en el tiempo para garantizar este legado a las generaciones futuras.

El interés por este frágil pero importante patrimonio cultural subacuático ha aumentado en los últimos años. De ahí que las instituciones implicadas en el patrimonio deben responder a este interés mediante sistemas capaces de cubrir la demanda de información, protección y conservación del patrimonio cultural.

El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC), es la máxima institución encargada de la tutela, el acrecentamiento y la puesta en valor del patrimonio histórico y cultural de Cuba, ejerciendo para ello, las funciones de investigación, protección, conservación, restauración y difusión. Por esta razón, y siguiendo las directrices marcadas en su Estrategia nacional de desarrollo, protección y conservación del patrimonio cultural subacuático se planteó el desarrollo de ARQUEOSUB, considerando la necesidad de dotar de las ventajas que ofrecen las tecnologías de la información a esta gestión del patrimonio. Por ello, se planteó el desarrollo de un sistema de información global que permitiera unificar todo el trabajo relacionado con la gestión del Patrimonio Cultural Subacuático de la isla.

ARQUEOSUB es un proyecto desarrollado por el Centro Regional de Gestión y Manejo del Patrimonio Natural y Cultural Subacuático (CUBASUB), subordinado metodológicamente al CNPC y dirigido por el especialista y arqueólogo subacuático Jesús Vicente González Portuondo como parte de su programa del Máster en Arqueología Náutica y Subacuática en la Universidad de Cádiz, Andalucía, España.

Es un sistema informático que permite gestionar toda la información de los bienes culturales subacuáticos de Cuba. Se trata de un proyecto de grandes dimensiones y complejidad, pues intervendrán muchos de los especialistas que hoy trabajan en la gestión del patrimonio cultural subacuático y otros investigadores que en el ámbito nacional colaboran con dicha labor.

ARQUEOSUB se proyecta como un sistema de gestión de información global y horizontal rectorado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) que va orientado a conseguir los siguientes objetivos:

  • Brindar un grupo de herramientas y recursos tecnológicos necesarios para gestionar la información del Patrimonio Cultural Subacuático de Cuba. ARQUEOSUB va a ofrecer herramientas que permitan hacer el seguimiento de los expedientes y actuaciones administrativas relacionadas con el patrimonio subacuático de manera telemática y usando las nuevas tecnologías de la información.
  • Dar soporte a un sistema de información global y georreferencial que permitirá el almacenamiento y la explotación de la información y documentación de todo el Patrimonio Cultural Subacuático y su gestión administrativa, así como de los especialistas y grupos de trabajo que actúan en los proyectos de prospecciones e intervenciones arqueológicas.
  • Facilitar el acercamiento del público en general a la información patrimonial. Dentro de la información que manejará ARQUEOSUB, se encuentra tanto información pública como privada, relativa a cuestiones administrativas delegada en los especialistas y las instituciones competentes.
  •  Otra de las funcionalidades que aportará ARQUEOSUB, incluyen aspectos de documentación e investigación, donde se controla y gestiona la información histórica del patrimonio cultural subacuático como fuentes documentales, referencias bibliográficas, cartografías históricas, entre otras.
  • La puesta en marcha de un Sistema de Gestión de Información es un proceso complejo que exige de los responsables e implicados en el proceso una cultura de la información que les haga tomar conciencia de la importancia de los Sistemas de Información para una administración moderna, eficaz y transparente respecto al ciudadano, tal como exige la Sociedad de la Información y del Conocimiento en el siglo XXI.

Es nuestra pretensión que este proyecto contribuya, en alguna medida, a transmitir este mensaje y a consolidar un mecanismo eficiente de gestión administrativa sobre el patrimonio cultural subacuático de Cuba.