Visitan niños del Proyecto “Mi Patrimonio, el Mar” al Centro de Gestión y Manejo del Patrimonio Natural y Cultural Subacuático (CUBASUB)

02

Una cálida bienvenida recibieron los integrantes del Proyecto “Mi Patrimonio, el Mar”, tras una visita que realizaran a la sede del Centro de Gestión y Manejo del Patrimonio Natural y Cultural Subacuático (CUBASUB), como parte de las acciones que desarrolla.

Los pioneros del Internado Primaria Abel Santamaría Cuadrados del poblado El Caney, que forman parte de este plan recibieron una conferencia impartida por especialistas de CUBASUB sobre el patrimonio natural y cultural subacuático, la importancia del cuidado y la conservación de los sitios arqueológicos, al explicarles el trabajo que desarrolla el Centro en el manejo y la atención de los tesoros sumergidos.

Finalizó en Santiago de Cuba Curso de Arqueología Subacuática

NOTI 06

El curso auspiciado por la Oficina Regional de la UNESCO “La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido”, finalizó este 26 de mayo en la ciudad de Santiago de Cuba.

Los especialistas, submarinistas todos procedentes de la región oriental de Cuba, recibieron diplomas acreditativos de su entrenamiento.

Visita Directora de la oficina Regional de la UNESCO Proyecto estudiantil “Mi Patrimonio, el Mar”.

NOTI 04

Katherine Muller-Marín, directora de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe, de la UNESCO realizó una visita al Proyecto integrando por pioneros “Mi Patrimonio, el mar” del Internado de Primaria Abel Santamaría Cuadrados, en Santiago de Cuba.

El recorrido a la institución fue parte del programa de actividades de la jornada inicial del curso “La arqueología subacuática, gestión del patrimonio cultural sumergido”, que se desarrolla en la urbe oriental.

Inició en Santiago de Cuba Curso “La Arqueología Subacuática, Gestión del Patrimonio Cultural Sumergido”

NOTI 03

Con el objetivo de contribuir a la protección eficaz del patrimonio cultural subacuático (PCS) de Cuba mediante la adecuada aplicación y la correcta articulación de los instrumentos normativos de la UNESCO relacionados con este singular y altamente vulnerable patrimonio, inició este 16 de mayo en Santiago el Curso “La Arqueología Subacuática, Gestión del Patrimonio Cultural Sumergido”.

El encuentro es coordinado por la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, conjuntamente con el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) del Ministerio de Cultura de Cuba; el Centro Regional de Gestión y Manejo del Patrimonio Natural y Cultural Subacuático (CUBASUB), el Gobierno en Santiago de Cuba, sociedad civil y órganos locales especializados gubernamentales y no gubernamentales, y la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores.

Una Inmersión en la Historia

NOTI 02

Transitar por la Playa Juan González, a unos kilómetros al oeste de la ciudad de Santiago de Cuba, es revivir una historia de hazañas y heroísmo. Las aguas del mar Caribe guardan bajo sus lechos una historia viviente. Los más trascendentales sucesos bélicos ocurridos hoy forman parte del patrimonio subacuático de esta región.

La Batalla Naval de Santiago de Cuba, acontecida en fecha tan lejana como el 3 de julio de 1898, aún resulta atrayente para visitantes y moradores. Un enfrentamiento desigual entre la marina norteamericana y la escuadra del Almirante Pascual Cervera convirtió una derrota militar en un modelo de osadía. Todavía cuando los marinos españoles eran plenamente conscientes que se enfrentarían a un enemigo claramente superior decidieron ir a la batalla en cumplimiento de sus funciones.

Rindieron tributo a marines españoles perecidos en la Batalla Naval de Santiago de Cuba.

NOTI 01

La primera Inmersión a los pecios de la escuadra del Almirante Pascual Cervera, declarado Monumento Nacional en el año 2015, resultó un homenaje a los marinos españoles que perdieron su vida en la Batalla Naval de Santiago de Cuba.

Un grupo de historiadores, investigadores, arqueólogos y familiares del Almirante Español, llegaron hasta el yacimiento del Crucero Acorazado Almirante Oquendo (sumergido casi en su totalidad desde hace 118 años, en la Ensenada Oeste de la Ciudad de Santiago de Cuba a unos 100 metros desde la orilla y a una profundidad entre 4 y 13 metros) donde rindieron tributo a los más de 300 marines que perdieron su vida en la Batalla Naval del 3 de julio de 1898.